Blog

Entradas recientes

Reglas no escritas de los contactos BDSM

Podríamos decir que el Marqués de Sade fue el primero en tener una agenda de contactos BDSM y también el primero en establecer las reglas entre dominación y sumisión. Pero, ¿qué aspectos tienen presentes los participantes de un encuentro sado aunque dichas normas no estén sobre el papel? Te invitamos a conocerlas y practicarlas.

Hay infinidad de formas de disfrutar de la sexualidad. Una de ellas forma parte del juego de la dominación y sumisión, que, lejos de estar exento de reglas, conforma todo un entramado de contactos BDSM dispuestos a gozar hasta el extremo.

El sadomasoquismo no es violento, ni mucho menos. Es una práctica sensual de la sexualidad, siempre que se desarrolle siguiendo unas reglas que todos deben conocer y cumplir.

Las reglas del juego

Consenso

Todos los contactos BDSM deben tener muy claro que en el juego del sadomasoquismo se participa voluntariamente y que las prácticas deben estar consensuadas. Nada de improvisar sobre la marcha, sino que cada cual debe conocer previamente los límites del otro.

Límites

Quienes coinciden en la práctica de esta forma de expresión sexual no tienen por qué estar dispuestos a todo. Algunos de los límites pasan por no dejar marcas, que no haya penetración o ausencia de determinados insultos.

Respeto

No se puede olvidar que cada persona pone los límites y que, aunque realice el papel sumiso, no se pueden sobrepasar sus deseos. El sado es un juego que se acaba cuando uno de los participantes se excede y rompe las reglas. Mientras tanto, la búsqueda del placer es el deleite de los jugadores que hacen realidad sus fantasías eróticas.

Esclavo libre

Escoger el papel de dominador y sumiso en los contactos BDSM es una de las tareas más importantes. Quien es esclavizado lo es por propia voluntad. Es esa persona la que se “autoimpone” las cadenas. El ejecutor de la condena solo impone la pena que el esclavo ha escogido. Pero esa pena se difumina en el momento en que el esclavo lo manifiesta.

Actores de un teatro

Esclavo y amo, niña rebelde y padre represor… Todos en el sado representan un papel que se acaba cuando concluye el juego. Cada cual atiende a su representación. Se mete por un instante en la vida de otra persona. Experimenta ser el amo o la mujer “violada”, sin que realmente tengan el unola potestad ni la otra se violente, pues todo se hace previo consentimiento, libre y voluntariamente; dentro de los límites que impone cada uno.

Sin riesgos ni peligros

No se puede pretender comenzar el sadomasoquismo por su versión más dura. Hay que evolucionar, experimentar y conocer. Así se evitan peligros y riesgos. De hecho, nunca el amo puede poner en peligro al esclavo. Y eso se consigue cuidando de buscar contactos BDSM experimentados. Profesionales del sadomasoquismo que saben cómo representar su papel para disfrutar al máximo de la ocasión.

Nunca te dejes engañar por la falsa imagen de que el sadomasoquismo es perverso y violento. No es así. Más bien al contrario.

Es una forma de experimentar la sexualidad con límites muy definidos, especialmente cuando se practica con escorts sado profesionales, capaces de hacer gozar más allá de lo que se puede imaginar.

¡Mueve ficha e inicia el juego!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies